Cupcakes by Tom, el primer cupcake café en México.

Faq

Historia

Cupcakes by Tom es un concepto creado en 2007 por Thomas Grant. Después de investigar y darse cuenta del “boom” de los cupcakes como un producto trendy en la sociedad estadounidense, con exitosas tiendas como Magnolia Bakery en el Greenwich Village de Manhattan y Sprinkles Cupcakes en Beverly Hills, decide explorar un poco más esta posibilidad.

Tom compró su batidora, y comenzó a hacer pruebas en la cocina de su departamento en la Condesa. Después de probar diferentes recetas, hacer sus propios “ajustes” y poner su toque personal, él y su socio Benedicto Zapata deciden emprender este proyecto que hasta entonces era algo nuevo para el mercado mexicano, y abren la primera tienda especializada en Cupcakes en México en la calle de Chilpancingo en la Colonia Condesa en Agosto de 2007.

Tom estaba decidido que con su idea y concepto de una tienda acogedora, buen servicio, buen café y especialmente un excelente producto fresco todos los días, comenzaría a hacer de Cupcakes by Tom una historia de éxito. El inicio fué difícil dado que era un producto desconocido en el mercado y la gente no sabía qué era un “cupcake” y el negocio inicia lento.

Un reportaje en la revista Chilango en el 2008, además de las recomendaciones de los clientes frecuentes, le dan el empujón a la tienda para atraer al mercado que buscaba: adolescentes y adultos jóvenes que conocían qué eran los cupcakes o que ya los habían probado en algún viaje a Nueva York o alguna otra parte del mundo. La emoción y el entusiasmo de poder comprar cupcakes en México se empieza a propagar y Cupcakes by Tom comienza a ser reconocida como la pionera en este postre.

En septiembre de 2009, Miguel Ramírez de Arellano, con una amplia trayectoria en el área financiera y de negocios, y un aficionado de la gastronomía, se incorpora como socio de Cupcakes by Tom.

Mike, Identificó el potencial de negocio y toma la dirección de la tienda. Desde entonces se ha encargado de fortalecer y formalizar la operación dándole un nuevo aire para preparar el negocio y llevarlo a un siguiente nivel: la expansión con unidades propias y a través de franquicias con la finalidad de poder llevar sus productos a más clientes, no solo en toda la Ciudad de México, si no en el interior de la República Mexicana.

Es así como se inaugura la segunda sucursal en Polanco en el primer trimestre del 2011, así como el primer kiosko en el área gourmet de PH Durango.